Ir al inicio
Sección En Cuba: mirada crítica a una isla que lucha por su desarrollo y por defender su plena soberanía
English selections
Canal RSS: http://www.bohemia.cubasi.cu/bohemia-rss.xml - Pulse sobre la imagen para conocer más sobre este servicio...

Así es la Historia

• X Congreso de la CTC
• Milicias universitarias
• Fundación de La Habana

(22 de octubre de 2009)

X Congreso de la CTC (18-22 de noviembre de 1959)

Fidel Castro Ruz El 18 de noviembre de 1959 unos tres mil delegados de todas las tendencias ideológicas y en representación de los sindicatos existentes se reúnen en el X Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), el primero después del triunfo revolucionario.

Fidel Castro hace una intervención medular en la que recalca: "El papel de la clase obrera se ha convertido para la Patria y la Revolución en un papel decisivo, es decir, que los destinos de la Patria y la Revolución están en manos de la clase obrera". En el transcurso de las sesiones se producen intentos divisionistas y es necesaria una nueva intervención de Fidel para refutar a los antiunitarios y esclarecer a los desorientados.

El congreso concluye con un triunfo de las fuerzas revolucionarias y se acuerda el combate sin tregua contra el divisionismo y toda manifestación de oportunismo, no efectuar huelgas y otras acciones que obstaculicen el avance de la Revolución, crear las milicias obreras, desafiliar a la CTC de organizaciones proyanquis y donar el cuatro por ciento del salario para la industrialización del país.

Milicias universitarias (27 de noviembre de 1959)

Infantes de las Milicias Nacionales Revolucionarias ascienden por un pedregoso y empinado trillo rural En realidad se fundan el mismo 26 de octubre de 1959, cuando Fidel planteó la necesidad de crear las Milicias Nacionales Revolucionarias. Los universitarios, que han asistido al acto celebrado frente al Palacio Presidencial, de ahí parten hacia la Colina y en la cafetería de la casa de altos estudios, entre refrescos, con hojas de libretas devenidas planillas de inscripción, acuerdan que la Milicia Universitaria se llame Brigada José Antonio Echeverría.

Tras semanas de entrenamiento, el 27 de noviembre de 1959, uniformados de camisa rojo vino, pantalón gris y boina negra, armados con los garands que les envía Fidel, los muchachos de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) vuelven a bajar en masa por la Escalinata. Se oye un silbato y un pelotón de muchachas comienza a hacer evoluciones. En su recorrido por la calle San Lázaro hasta el monumento de La Punta, los estudiantes milicianos reciben el aplauso del pueblo. Aquel desfile va a constituir un catalizador del entusiasmo popular, que ya era grande, para la constitución de las Milicias Nacionales Revolucionarias.

Fundación de La Habana (16 de noviembre de 1519)

Calle Línea, en el barrio del Vedado de la capital cubana La primera localidad llamada Habana (o Abana) se establece en las márgenes del río Mayabeque, en el actual municipio de Güines, aunque los historiadores no se ponen de acuerdo con la fecha, si el 5 ó el 25 de julio de 1515 (o 1514). El aire malsano, los mosquitos y la elevada mortalidad infantil obligan a los primitivos habaneros a emigrar a la costa norte y asentarse en el estuario del río Almendares, en el hoy Consejo Popular Carmelo, del municipio Plaza de la Revolución.

Las bondades de la bahía, en la cual los barcos capean seguros el mal tiempo, los deliciosos cangrejos que pululan en su litoral, la tierra fértil donde crecen anones, mamoncillos, uvas caletas, hicacos y otras frutas, motivan a los habaneros a trasladar su localidad (que aún no es villa ni se llama La Habana) al hoy municipio de La Habana Vieja.

El 16 de noviembre de 1519, al pie de una ceiba, se celebran la primera misa y el primer cabildo, por lo que la fecha es escogida años después para conmemorar la fundación de la actual capital de la Isla. Luego, a partir de esta ceiba, la villa devenida ciudad, va creando sus propios símbolos: la Giraldilla, el Morro, la Cabaña, el Prado y sus leones, el Malecón, La Rampa, el Caballero de París, el equipo Industriales de béisbol… pero eso es otra historia.