Ir al inicio
Sección En Cuba: mirada crítica a una isla que lucha por su desarrollo y por defender su plena soberanía
English selections
Canal RSS: http://www.bohemia.cubasi.cu/bohemia-rss.xml - Pulse sobre la imagen para conocer más sobre este servicio...

COMERCIO INTERIOR

Cuentas, cuitas y estrategias

De la gestión del Ministerio de Comercio Interior en sus principales tareas, cambios a favor de la eficiencia, inversiones para asegurar y mejorar o incrementar ofertas, y de estrategias, controles y medidas para resolver viejos y nuevos problemas; de casi todo un poco, entre la bodega, el agro, la cafetería y el taller de servicios, con el interés de actualizar a la población, conversó para BOHEMIA Jacinto Angulo Pardo, ministro del sector

Por: HERIBERTO ROSABAL  (nacionales@bohemia.co.cu)

(07 de julio de 2010)

Mujer seleccionando papas en una tarima
Foto: (RANDY RODRÍGUEZ PAGÉS)

Con su gestión permanentemente sometida al juicio público por razones evidentes, el Ministerio de Comercio Interior (Mincin) tiene una responsabilidad que nadie envidia, mucho menos en las condiciones económicas actuales: desde el “pan nuestro de cada día” y la cuota mensual de la canasta básica, hasta el suministro para el consumo social, parte de la comercialización de productos agropecuarios, la gastronomía, los servicios y el llamado mercado industrial.

El Mincin rige, u orienta y controla, a decenas de miles de trabajadores y establecimientos en todo el país, empresas nacionales, estructuras provinciales y municipales subordinadas al Poder Popular, almacenes y medios de transporte… Todo un entramado para circular, manipular y distribuir mercancías nacionalmente, incluyendo alimentos, y ofrecer servicios que van desde el simple corte de cabellos hasta la reparación de enseres y equipos electrónicos de uso doméstico.

Jacinto Angulo Pardo, ministro desde marzo de 2009 y con más de 20 años de experiencia en la actividad del comercio en diferentes niveles, tiene junto a su equipo de dirección, asesores y especialistas, la función de dirigir, ejecutar y controlar la política del Estado en el sector, en circunstancias económicas nacionales e internacionales complejas y en medio, además, de cambios institucionales y estructurales que buscan con urgencia racionalidad, productividad, ahorro y eficiencia, del comercio interior como del resto de las actividades del país.

El tiempo es poco para tanto que hay que hacer, por lo que —hablando de eficiencia— BOHEMIA trató de aprovechar al máximo esta entrevista con el Ministro.

Jacinto Angulo Ramos
Comercio Interior tiene más de 300
mil trabajadores y es necesario
reorientar gradualmente unos 79 mil
como parte del reordenamiento del
sistema empresarial, de la red de
comercialización y de los modelos de
gestión, informó el Ministro
(Foto: ANTONIO PONS)

En ventas y aportes al Presupuesto, en 2009, el Mincin superó lo que se proponía. Según el titular, “la circulación mercantil minorista — o venta de artículos, servicios y productos, incluyendo alimentos— rebasó en 3,5 por ciento el plan anual de 18 mil 500 millones de pesos y en 15 por ciento la del año anterior. Los promedios mensuales y diarios de venta fueron los mayores alcanzados hasta ahora por la red de Comercio Interior y todas las provincias tuvieron parte en ese resultado, con el apoyo del Gobierno en cada territorio.

“La previsión para este año es crecer, en todo el país, un 8,2 por ciento sobre el real del anterior, lo que equivale a vender productos y servicios por valor de 20 mil 720 millones de pesos”.

-El almacenamiento, los ciclos de distribución y la red comercial, ¿experimentarán cambios para lograr más racionalidad, ahorro y eficiencia?

-En los más de 650 almacenes con que contamos se continúa trabajando en el programa de recuperación iniciado hace ya algún tiempo, priorizando los de alimentos. Hasta diciembre pasado se habían recuperado 432, de los cuales 375 ya están entre el primero y el segundo nivel tecnológico, y solo dos en el tercero y máximo, según una categorización basada en normas muy exigentes, como corresponde al almacenaje de alimentos y otros bienes de consumo. Esa recuperación debe concluir, en lo fundamental, en 2011, pues habrá que desarrollar un programa de mantenimiento.

“También trabajamos para hacer más eficiente y racional la distribución, que en el caso de los alimentos, salvo en las provincias habaneras, hoy realizan las empresas mayoristas del Mincin contratándoles el transporte a las empresas municipales integrales de transporte, con resultados positivos.

“La recuperación de los almacenes y la entrega de un número importante de medios de manipulación financiados centralmente (montacargas, esteras transportadoras, básculas, carretillas mecánicas), así como la reorganización de la distribución y del transporte, y un mejor manejo de los inventarios, posibilitan mayor control de la calidad de los alimentos en los almacenes mayoristas y en las bodegas. Esto puede apreciarse en la disminución de la cantidad de productos no aptos para el consumo humano, que sumaron 14 mil toneladas en todo el país en 2005 y 724 toneladas en 2009, imputables a la organización empresarial que circula los alimentos.

Obreros trasladan la mercancía del almacén hacia un camión a través de una estera
En los más de 650 almacenes del Mincin sigue la recuperación
iniciada hace algún tiempo, consistente en la mejora de
infraestructura, incorporación de equipos mecanizados y otros
medios, entre otras acciones para mejorar condiciones de
trabajo y lograr más eficiencia

(Foto: RAFAEL TORRES ESCOBAR)

“Aunque en los dos últimos años los productos así calificados representan el 0,04 por ciento del total que circulan anualmente las empresas mayoristas de alimentos, no estamos satisfechos, porque, solo con mayor control y exigencia, es posible lograr una manipulación aún más eficiente y un deterioro menor.

“Ha sido también muy importante para la conservación de alimentos en el país, la participación activa de los trabajadores de los 31 frigoríficos con que cuenta el Ministerio en todas las provincias, excepto Cienfuegos y Guantánamo. En ellos se han hecho inversiones, fundamentalmente desde el punto de vista tecnológico, que han propiciado el ahorro de dos mil 970.372 mw/h en 16 meses.

“En la reparación de bodegas hemos trabajado con el gobierno en los territorios. En 2009 fueron beneficiadas dos mil 60, en una red de más de 13 mil establecimientos, incluyendo la recuperación de más del 80 por ciento de las  afectadas por los huracanes en 2008. Este año prevemos trabajar en 934.

Almacén de productos agrícolas
Las inversiones en frigoríficos y la labor de sus trabajadores
han garantizado la conservación de grandes volúmenes de
alimentos e importantes ahorros de energía eléctrica
(Foto: RANDY RODRÍGUEZ PAGÉS)

“Al mismo tiempo hemos indicado usar intensivamente esos establecimientos, en particular los ubicados en la periferia de poblados y en zonas rurales, en los que se ha autorizado la venta de productos no alimenticios, incluyendo próximamente insumos para la producción y los trabajadores agrícolas, por ejemplo, para acercarlos a quienes más los necesitan.

“También se ha trabajado en mejorar las condiciones para la recepción, almacenamiento y distribución de aceite a granel, en las empresas mayoristas provinciales de alimentos, que cuentan con instrumentos de medición y tanques nuevos, específicos para ese producto.“

-Y en relación con el número de trabajadores del sector, ¿habrá cambios también?

-Tenemos más de 304 mil trabajadores, de los que es necesario reorientar unos 79 mil. Eso se hará en cinco años, en un proceso gradual como parte del reordenamiento del sistema empresarial, de la red de comercialización y de los modelos de gestión, cuyo objetivo es descargar al Estado de gastos que no le corresponden y mejorar la eficiencia.

-¿Entre esos gastos se incluyen los de la canasta familiar normada o libreta? ¿Habrá alguna modificación inmediata en esta?

-La libreta, que comenzó en marzo de 1962, ha garantizado una distribución justa y equitativa a toda la población, hoy insuficiente, como sabemos, pero igualmente justa y equitativa.

Establecimiento para la venta de productos alimenticios
El año anterior fueron beneficiadas dos mil 060 bodegas, de
la red de más de 13 mil en todo el país —incluyendo más del
80 por ciento de las afectadas por los huracanes en 2008—
y en el actual se prevé trabajar en 934 más
(Foto: RANDY RODRÍGUEZ PAGÉS)

“Continuamos evaluando la distribución por esa vía, el impacto de cada producto en el consumo, los precios, la cuantía del subsidio, para hacer las propuestas correspondientes en cada caso, de acuerdo con las condiciones. El objetivo es descargar al Estado de gastos presupuestarios debidos al subsidio generalizado a los productos de la libreta.

“Como es sabido, se decidió, por ejemplo, liberar en 2009 el chícharo y la papa porque los inventarios lo permitieron. La venta de estos productos disminuye cuando están estables en el mercado, porque ante esa seguridad las personas compran las cantidades que necesitan, no lo que 'les toca'. Hay que recordar que, aun estando normados, se vendían muchas veces por la libre sin autorización y a precios superiores a los oficiales, y los ingresos no llegaban directamente al Estado.

“Este año se mantienen liberados ambos y en el caso del chícharo existe la posibilidad de que en algunos meses se distribuya, además, por la libreta, como parte de la cuota establecida de granos”.

-¿A cuánto asciende este año el subsidio de lo que se distribuye por esa vía?

-Sigue siendo alto. El precio internacional de la libra de arroz, por ejemplo, es aproximadamente de 24 centavos de dólar, iguales a seis pesos en moneda nacional al cambio de Cadeca, mientras por la libreta se vende una parte de la cuota a 25 centavos y otra a 90 centavos la libra, en pesos, lo que demuestra un elevado subsidio todavía.

-La gastronomía, que origina tantas críticas de la población. ¿Qué se hace para mejorarla? ¿Cuáles son sus perspectivas?

Dos obreros sobre un camión acomodan la mercancía
Entre las medidas para racionalizar y hacer más eficiente la
distribución de alimentos está la reorganización del
transporte, que salvo en las provincias habaneras, hoy se les
contrata a las empresas municipales integrales de ese
Ministerio (Foto: RANDY RODRÍGUEZ PAGÉS)

-La gastronomía desde hace tres años está en un proceso de reordenamiento, reanimación y mejoramiento de la calidad de sus servicios. Existen ocho mil 500 establecimientos gastronómicos en el país que prestan sus servicios en pesos, de los cuales ya han sido beneficiados más de tres mil con alguna acción constructiva.

“De conjunto con las autoridades territoriales, también el Mincin ha priorizado la recuperación de las cafeterías de instituciones educacionales, deportivas, hospitalarias y las de carretera, donde se destacan los dos Conejitos, como se les conoce popularmente, respecto a los cuales ha mejorado el criterio de los viajeros. También, paulatinamente, se rescatan aquellas cafeterías emblemáticas en las ciudades.

“Han sido instalados, en estos tres últimos años, más de 15 mil equipos de refrigeración, lasqueadoras, dispensadores de refresco, exhibidores, hornos, cocinas, planchas para grillar, entre otros, y los insumos suministrados alcanzan un valor de tres millones de CUC.

“La calidad y estabilidad del servicio en algunas unidades, sin embargo, no se corresponden con ese aseguramiento. La falta de sentido de pertenencia y de conocimiento, además de la presencia de personas inescrupulosas dentro del sector y del débil proceder administrativo, son causas de problemas que provocan insatisfacciones y críticas de la población, y que combatimos a diario con todo rigor.

“Tenemos que cambiar eso, porque recursos para trabajar hay. Solo en alimentos, por ejemplo, se dedican cada año a la gastronomía decenas de miles de toneladas de arroz, aceite comestible, queso fundido, pollo, perros calientes y pan, con altos precios de importación, incluyendo la harina en este último caso, que el país también subsidia.

“Además, se destinan más de cien millones de CUC para mejorar las ofertas, el 98 por ciento de estos al aseguramiento de lo que aporta la industria nacional y que el área correspondiente de nuestro ministerio precisa semanalmente con cada suministrador, como parte del control que nos toca ejercer.

Fotografía tomada desde abajo donde una mujer escoge el arroz sobre la mesa de cristal
En un establecimiento, el dependiente pesa el grano
Los alimentos que asegura mensualmente la libreta siguen altamente subsidiados, caso del arroz, cuya libra se ad-quiere a 24 centavos de dólar (seis pesos al cambio de Cadeca) y se vende una parte de la cuota a 25 centavos y otra a 90 centavos, la libra, en pesos (Foto: RANDY RODRÍGUEZ PAGÉS)

“Recientemente, emitimos una instrucción con el fin de aumentar la exigencia al personal de las cafeterías, que representan el 61 por ciento de la red gastronómica. Priorizamos la especialización y la obligatoriedad de la elaboración en presencia del cliente y de la oferta a la orden. También la tenencia obligatoria del expediente de servicios, en el cual se definen el carácter y la función de cada establecimiento, entre otros aspectos. Para su cumplimiento es básico el control popular.

“La gastronomía requiere conocimientos especializados. Cantineros, chefs de cocina, dependientes y demás trabajadores, deben desempeñarse según regulaciones técnicas, internacionales incluso, y en estos años se deterioró la capacitación, lo que, sumado al desconocimiento de muchos dirigentes administrativos y a la falta de entrega a la profesión en muchos gastronómicos, deriva en esa mala calidad y en otros problemas que suscitan las quejas. Para no seguir conviviendo con todo eso, hemos adoptado y seguiremos adoptando medidas.

“Hemos indicado proceder con severidad, en particular con las violaciones de precios y el maltrato en el servicio, exigiendo responsabilidad a administradores y trabajadores.”
-¿Qué hacen para perfeccionar lo que ustedes denominan servicios técnicos y personales?

-En 2009 el trabajo se centró en continuar consolidándolos, a través de los  programas priorizados (ahorro energético, auto-servicios, institutos de belleza y atelieres, así como, en menor cuantía, la reparación de calzado), en los que el Estado ha invertido importantes recursos materiales y financieros.

“Para la garantía y post garantía de los equipos distribuidos en el Programa de Ahorro Energético existen 600 talleres y más de mil puntos en los consejos populares y comunidades, en los que laboran 4 mil 200 mecánicos a los que se ha dotado de herramientas de uso colectivo e individual para garantizar la calidad de las reparaciones. Su trabajo es diario, incluyendo domingos y con horarios extendidos, fijados por cada territorio.

“Un objetivo del Mincin este año es incrementar los servicios de mantenimiento para lograr el funcionamiento eficiente y extender la vida útil de los equipos en manos de la población. Con ese interés se han adquirido insumos y hay que lograr más y mejor organización y promoción en todos los territorios.

Comensales en un restaurante
Cada año se destinan a la gastronomía decenas de miles de
toneladas de alimentos con altos precios de importación,
entre otros recursos, pero no en todas las unidades los
resultados se corresponden con el aseguramiento
(Fotot: ANTONIO PONS)

“Esos talleres prestaron 2,4 millones de servicios el año anterior  y en este se estiman unos diez millones, incluyendo los que se ofrecen a domicilio, con el objetivo de disminuir afectaciones por roturas y el financiamiento que el país dedica a la compra de piezas de repuesto solo por esa causa.

“En cuanto a las partes y piezas de repuesto, hemos estado buscando soluciones, independientemente de las demoras en la importación, por las entidades que nos suministran. Se trabajó, durante el primer semestre de 2009, con los inventarios de años anteriores y la prioridad fue para las cocinas eléctricas, por razones obvias.

“Una mejora es la instalación de 32 unidades de nuevo tipo para el lavado de ropa en autoservicios, con equipos más modernos y eficientes, a los que habrá que dar el mantenimiento y cuidado necesarios para que duren. Ya tenemos en Cuba 10 módulos más, con los que aumentaremos a 42 este año y recuperaremos el 50 por ciento de la red que teníamos.

“También se recuperan progresivamente los servicios de confecciones y arreglos a la medida, básicamente a partir de la reanimación de los atelieres, tanto de moneda nacional como de divisas, para lo cual se adquirieron mil 567 máquinas de diferentes tipos y planchas, y se crean otras condiciones. El Proyecto Ternura, de confecciones de canastilla, que ha sido bien recibido por la población, dio casi 800 mil servicios en 2009. Todavía es insuficiente pero se va extendiendo poco a poco en el país.

“La reparación de calzado ha contado con los insumos principales. La afectación mayor fue en el pegamento, que ya está disponible en todas las provincias. Se habilitaron 30 reparadoras de calzado con nuevos equipos y se mantiene la prioridad en los servicios de adaptaciones y reparaciones ortopédicas, lo que no satisface el total de la demanda.

Barbero realizando el corte de cabello a un cliente
En los servicios de peluquería y barbería se trabaja
actualmente en la búsqueda de nuevas formas de
organización, más funcionales
(Foto: RANDY RODRÍGUEZ PAGÉS)

“Los servicios de peluquería y barbería están representados en una red tradicional, caracterizada por tarifas protegidas, vigentes desde hace más de 15 años. Han transitado por un período de deterioro en los últimos años, por lo que es necesario buscar nuevas fórmulas funcionales en su organización, en lo cual se trabaja en varias provincias, igual que en una red de establecimientos con precios diferenciados aprobados por Resolución del Ministerio de Comercio Interior, denominada cadena Más Bella, que dispone de financiamiento para brindar una atención con calidad”.

-La comercialización de productos agropecuarios en la capital y en La Habana, que pasó a Comercio Interior, fue muy debatida en la comisión correspondiente de la Asamblea Nacional en diciembre pasado. ¿Qué problemas tiene y qué soluciones se prevén?

-Esa experiencia comenzó en agosto de 2009, con la creación de la Empresa Territorial Comercializadora de Productos Agropecuarios, para la comercialización mayorista con destino a los mercados agropecuarios y el consumo social de las dos provincias. Esa empresa cuenta con una unidad de balance y compras, que a su vez tiene 19 establecimientos municipales en La Habana, y dos mercados concentradores (Berroa y El Trigal) y tres minimercados concentradores en Ciudad de La Habana (Plaza del Cerro, Marianao y Alamar), abastecedores de los 310 mercados agropecuarios de la capital y de los 270 de La Habana —que pudieran aumentar si fuese necesario— y del consumo social de más de mil 300 centros.

“Para la comercialización minorista en la capital, además, se creó la Empresa Provincial de Mercados, que administra toda la red.

“En los inicios existían dificultades, como problemas constructivos en los mercados concentradores y con los recursos humanos y el transporte. Pero, como resultado de medidas que adoptamos, se recuperaron las cubiertas de esas instalaciones, mejoró su iluminación y fueron puestos en explotación 200 camiones remotorizados.

“La capacidad operacional asegura la manipulación diaria de 960 toneladas de productos (600 más que antes), lo que da respuesta a las necesidades actuales de abastecimiento, siempre que haya productos.

“El Mincin, de conjunto con el Minagri, trabajó en el cálculo de la demanda para este año, de manera que los planes de producción se ajusten a las necesidades nutricionales de la población de ambos territorios, cosa no resuelta aún, pues lo que se produce todavía no satisface la demanda.

“En cuanto a los envases, se estableció un control para su retorno a las empresas agropecuarias, aunque hay problemas.

“Independientemente de las dificultades que afrontamos, considero que el sistema continúa avanzando y validándose, a partir del cumplimiento de la responsabilidad de cada parte en la producción, la comercialización y el control, como lo demuestra un mejor comportamiento de las entregas de lo que se produce.

Establecimiento para la venta de productos agrícolas
Para el paso de la comercialización de productos agrícolas a
Comercio Interior en las provincias habaneras se han creado
condiciones materiales y organizativas, pero la producción
sigue siendo insuficiente respecto a la demanda
(Foto: RANDY RODRÍGUEZ PAGÉS)

“Toda la infraestructura creada es necesaria. No obstante, estamos en un proceso de perfeccionamiento, para disminuir manipulaciones, mejorar la eficiencia y lograr que los productos lleguen más frescos al consumidor final.”

-Usted comenzó hablando de la circulación mercantil, en la que parecen tener gran peso los productos no alimenticios, del mercado paralelo o industrial. ¿Se incrementará esa oferta este año? De ser así, ¿por qué vía el incremento: importación o producción nacional, y con qué productos?

-En las ventas de esos productos prevemos un crecimiento del 43,5 por ciento, en comparación con 2009, sustentado fundamentalmente en nuevas ofertas de materiales para construcción y rehabilitación de viviendas, e insumos agropecuarios, así como en la continuidad de la venta de ropa reciclada, confecciones, útiles del hogar, productos de uso doméstico y calzado, entre otros, en pesos.

“En los materiales de construcción, o asociados a esta, se incluyen áridos y elementos de piso y de pared. La comercialización por esta vía se suma a la que se hace en divisas y mediante el sistema de la vivienda, y la venta es, al menos, en un punto habilitado en cada municipio. También se ofertan accesorios eléctricos, hidrosanitarios e hidráulicos, pintura, bloques, entre otros.

“Desde enero de este año se inició la venta, de manera muy incipiente, en 15 municipios de La Habana, Ciudad de La Habana, Villa Clara, Sancti Spíritus y Granma, y en el municipio especial de Isla de la Juventud, mientras que en la actualidad se realiza en 90 municipios y el resto la iniciará en la medida en que se creen las condiciones productivas y logísticas.

“En el caso de los insumos agropecuarios, los principales son ropa y calzado de trabajo, herramientas de mano y medios de protección, de producción nacional fundamentalmente, que estarán disponibles al menos en dos unidades del mercado de artículos industriales en cada municipio, próximas a los lugares donde se concentra la producción agrícola.

“Aunque de momento la oferta prevista, tanto de materiales de construcción como de estos insumos, no cubre totalmente la demanda, sí permitirá atenuar en alguna medida las necesidades acumuladas.”

-Esos son planes, pasos y resultados mercantiles y financieros. ¿Y la calidad, la eficiencia?

-Tenemos deficiencias, sí, pero bien identificadas, entre otras la insuficiente precisión y estrategia para el cumplimiento de algunas tareas; falta de control efectivo por parte de los que supervisan; calidad de los servicios a la población no acorde con los recursos de que disponemos; falta de gestión comercial y de inventarios; indicadores de eficiencia de empleo y salario por debajo de lo que se requiere.

“En los 24 lineamientos estratégicos para el trabajo de este año, y en los objetivos en que estos se desglosan, precisamos cómo enfrentarlas. También hemos elaborado la estrategia para el período 2011-2015, sobre la base de lo realizado en 2009 y lo que prevemos este año, y ahí incluimos el reordenamiento del comercio minorista, cambios estructurales y nuevas variantes de gestión acordes con las complejidades actuales de la economía y con las orientaciones de la dirección del país.”